Por: Óscar Muciño

de humo de neblina lleno de gusanos
en remolinos
de los cuerpos de los tiempos
en tres presentes en tres pasados
se está levantando se está extendiendo

que sea de saña de lugares
que sea impredecible de fuego
que sea sangre de cauce conocido
aglomerada en charcos

que sea de viento materializado
por el valle por el lago sin los edificios
porque se acabaron fueron demolidos
sobre de sus ruinas templos

de espirales de escalones de tapancos
de incendios de nombres
de sesos en las paredes
a cuajos de incienso
de viento copado de olores

la espada ha silbado los pechos de los enfermos
montones sobre montones sobre montones
producto del acero cuando aún era de noche

estuvimos allí
todo esto nos pasó a nosotros
estos fragmentos de ruido


el odio (2)

aún era de noche y ya lo tenía
en los cuatro costados
delimitándome
en esencia y en sentido
lo recolectaba, lo cazaba, lo sembraba
por el territorio esparcía
lápidas, órganos

que viene de lejos
sincero, atávico
determinante
que habla al oído
que viene de olfato
de microbio
en lo impalpable
fluido heraldo
acíbar, hiel, saliva salada
trueno en tempestad

antes que llegaran ya lo recorría remolino


Óscar Muciño

(Ecatepec, México, 1984). Escribo y corrijo textos. Formé parte de la redacción de la revista RetaguardiaMix. Conduzco el programa Máximo 60, un miércoles sí, el otro no, a las 21:30, en la estación en línea NoFM-Radio. Escribo la columna Municiones, sobre poesía, en el portal de Expansión Radial. Tengo un blog: https://thesolipsta.wordpress.com/https://thesolipsta.wordpress.com/