Por Ivonne Solano.


«Todo principio no es más que una continuación,
y el libro de los acontecimientos se encuentra siempre abierto a la mitad.”

 WISLAWA SZYMBORSKA

En aquellos días en dónde la ensoñación parece el mejor lugar que cada segundo de la realidad, ahí es donde la alquimia es nuestra mejor compañía. Con rituales simbólicos se puede atrapar la eternidad, así empieza su transformación. Los días transcurren acariciando al tiempo, abre tu percepción al mundo sensorial, deja entrar los sonidos, olores, sabores, etc. Lo siguiente es visualizar los siguientes ejercicios, aunque también se pueden crear los propios. 

  1. Pongo play a Quando Bate Aquela Saudade -Rubel. Estoy de pie frente a una ventana abierta. Cierro los ojos. Ahora la frescura del viento anuncia lluvia, me arropan una variedad de plantas, la sinfonía del agua salpica su melodía en mi cara. ¡Abro los ojos! Me encanta ver llover desde su ventana, el canto de los pájaros que proviene de la granada se guarda en mi pecho con calidez, como si recibiera un abrazo. Mis ojos exploran los colores que resaltan del verde follaje, veo unas flores que en su máxima decadencia toman un bello color. ¡Estoy en el jardín del alma! 
  2. Sin duda con compañía se disfruta mejor. Ubica alguna tienda para comprar una cervecita, que se encuentre de 4 a 5 cuadras de tu casa. Investiga a qué hora dejan de vender alcohol. Cuando falten 6 minutos para que la venta se detenga, sal corriendo de tu casa. Siente en cada latido el rebote de tu risa que hace eco en la nocturna y solitaria calle. Aunque sientas que ya no puedes ¡No te detengas! Cuando tengas un pie adentro de la tienda, se amable y saluda, mientras regresas a casa con la bebida podrás notar que en tu sangre laten los ritmos y notas de Heroes- Bowie. La libertad te abre un portal, en el inmenso y oscuro horizonte. ¡Ahora eres uno con el mundo!
  3. En los rituales ancestrales y chamánicos, se emplea la palabra como fuerza y poder espiritual, el siguiente poema nos permite vincular las energías entre la vigilia y el sueño, lo podemos resumir en:  una larga noche aporta sueños poderosos.

Minutos antes de dormir habrá que recitar el siguiente poema del TAO, las veces que sea necesario incluso hasta que el sueño nos cobije. 

“Duerme sobre esterillas

Duerme profundamente, feliz

Duerme, se despierta

Y evoca sus sueños por fin

¿Qué soñaste?”


Ivonne Solano

Maestra de infantes por convicción, su pasión es experimentar en diversas artes para el autoconocimiento. Ha publicado en el fanzine «Yo no soy un rebelde», textos sobre cine en la plataforma de arte «Plasmarte ideas» y en el blog «Cuerdas ígneas».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s